×
“Me cuesta ser rencorosa, tengo mala memoria”


Carolina Bescansa recibe en su despacho del Congreso de los diputados en chanclas de peluche. “Nueve euros”, dice saboreando la ganga. Habla tranquila y amable, manteniendo cara de póquer cuando contesta lo que quiere. Por ejemplo, sobre la filtración en abril del mensaje con una conjura para desbancar a Pablo Iglesias.