×
La Eurocámara da el primer paso para activar el proceso sancionador a Hungría


El Parlamento Europeo ha aprobado con 448 votos a favor, 197 en contra y 48 abstenciones, sancionar a Hungría por las políticas del presidente Viktor Orbán. Es un varapalo para el líder húngaro, que el pasado martes denunció una "caza de brujas" y que ha visto cómo, tras esta votación, se ha dado el visto bueno al informe que pide la puesta en marcha del artículo 7 del Tratado de la Unión por la vulneración de los "valores fundacionales de la UE". Se abre un proceso que, en última instancia, podría llevar a suspender el derecho a voto de Hungría en la toma de decisiones del Consejo.

Es la primera vez que el Parlamento Europeo da este paso, aunque para que el llamado "botón nuclear" llegara a ser efectivo es necesario que así lo decidan de manera unánime los Estados miembros, lo que hace poco probable que el castigo llegue a aplicarse contra Budapest.

El funcionamiento del sistema constitucional y electoral.

La independencia del poder judicial y de otras instituciones y los derechos de los jueces.

La corrupción y los conflictos de intereses.

La protección de datos y de la intimidad.

La libertad de expresión.

La libertad de cátedra.

La libertad de religión.

La libertad de asociación.

El derecho a la igualdad de trato.

Los derechos de las personas pertenecientes a minorías, incluida la población romaní y los judíos, así como la protección frente a los mensajes de odio contra esas minorías.

Los derechos fundamentales de los migrantes, solicitantes de asilo y refugiados.

Los derechos económicos y sociales.

Clave para que se active el proceso sancionador ha sido que el Partido Popular Europeo (PPE), familia a la que está adscrito el partido del primer ministro húngaro, Fidesz, diera libertad de voto a sus eurodiputados.

Judith Sargentini (Verdes, Holanda), que ha sido la persona encargada de preparar el proyecto de informe, se ha mostrado entusiasmada: "Coincidiendo con el debate sobre el estado de la Unión, el Parlamento Europeo envía un mensaje importante: defendemos los derechos de todos los europeos, incluidos los ciudadanos húngaros, y defendemos nuestros valores europeos. Ahora les toca a los líderes europeos asumir su responsabilidad y dejar de mirar desde la barrera cómo se destruye el Estado de Derecho húngaro. Esto es inaceptable para una Unión basada en la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales". Seguir leyendo.